EL BESO Y EL BANQUETE

Pastor Daniel Santos
Pastor Daniel Santos
Pastor fundador y presidente de New Family Iglesia desde noviembre de 2019.

Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

Lucas 11:9-10

Se dice que hace muchos años hubo un rey bondadoso y amado por todos sus siervos.
Reinó sobre una de las zonas de montaña más bellas del mundo, ahora conocidas como los Pirineos, en la frontera entre España y Francia.

En el momento de la siembra, cuatro jóvenes guerreros se reunieron y decidieron que cada uno buscaría un regalo valioso, que pudiera ser ofrecido al rey en el gran festival anual de la cosecha, que siempre se hacia de generación en generación todos los años.

El mayor, que era también el más hermoso, decidió partir hacia Cachemira, país muy lejano, pero famoso por su seda, con el fin de lograr el traje real, más bello.
Por su porte bonito, sabía que fácilmente podría entrar en el mundo del arte, lo que le daría las condiciones para comprar el valioso regalo al rey.

El segundo, que era el más fuerte de todos, decidió ir a Germania, un país famoso por sus armas, con el objetivo de conseguir la espada más extraordinaria con la que el rey podía ser defender.
Por su enorme fuerza, sabía que enseñar su fuerza en espectáculos o apostar dinero en sí mismo en peleas, podría pagar su viaje y comprar el regalo de verdadero valor.

El tercero, un inspirado poeta y músico eminente, decidió viajar a Austria en busca del instrumento de cuerda más perfecto cuyo sonido encantaría  el Rey y alegraría la fiesta de la cosecha.
Desde que era un gran artista, confió que podía ganar suficiente dinero, jugando y cantando a grandes audiencias.

El cuarto chico, que no tenía ninguna de las cualidades de los demás, ni cualquier otro que pudiera hacerle famoso, estaba desanimado de buscar un regalo.
Pero, ¿como le gustaba el rey, hizo una oración a Dios, para que él no pudiera estar presente en la fiesta con las manos vacías.

Por lo tanto, los tres jóvenes partieron y el cuarto quedó en el reino, al servicio del rey.
El tiempo de la cosecha era por lo general de tres meses.
Sucedió, sin embargo, que en ese año ya que las lluvias esperadas para bendecir la siembra no vino, y una severa sequía comenzó a amenazar a ese país próspero.

El rey decidió que la única forma de salvar la plantación sería cavar un canal, para traer el agua de un lago en la cima de la montaña, para regar toda la superficie de cultivo extensivo.
Sería un trabajo agotador y había que comenzar de inmediato, y con toda sus fuerzas, antes que la falta de agua destruíra las semillas.

Los hombres del reino, junto con sus carros y animales, hacían el trabajo incansable.
Se destacaba entre todos el cuarto muchacho, que no había viajado, ese día y noche estaba cavando la tierra y movía la tierra para construir el canal.
El rey montó una carpa al lado de la obra de construcción donde se encargaba de mirar se servían comidas y herramientas.

El tiempo era seco y el calor sofocante.
Muchos se enfermaron debido al rigor de esa tarea.
Ese joven, sin embargo, multiplicado entre los miles de trabajadores, prolongaba su servicio hasta la noche.

Finalmente, después de un duro trabajo, la gente de ese reino celebra con gran alegría la llegada del agua en el campo, con la que traía fertilidad y una cosecha bendecida.

En la tradicional fiesta que seguía la cosecha, el rey, como siempre, reunía toda la población alrededor del palacio.
Era la ocasión en la que recibía muchos regalos.

Aquel que entregase el regalo que más complaciera al rey, recibía el honor y el derecho de tener su nombre escrito en el libro de los ministros del reino, por lo que pasaba hacer parte del consejo real, con el derecho a vivir en el palacio.
Muchos se dieron a conocer hasta que llegaron a los jóvenes que habían viajado a reinos lejanos para elegir sus regalos.

El primero, el más bello, llegó vestido con ropas tan hermosas que provocaron la admiración de todos. Llevaba un traje de seda rojo hermoso para “Su Majestad”.
El segundo, más fuerte, esto trajo una hermosa espada, hecha especialmente para el rey.
El tercer chico se acercó al trono cantando una melodía hermosa, ejecutada en un violín perfecto y absolutamente extraordinario, cuyo sonido cautivó a todos.
Este fue su regalo.

El rey conocía y apreciaba, y dio gracias a todos, y se recordó que ellos formaban un grupo de cuatro, que a menudo estaban juntos. Pregunto por el cuarto amigo.
El cuarto chico, que observaba todo en silencio, se levantó y dijo al rey:
– Amado Soberano, cuando mis amigos se fueron en busca de grandes regalos, yo estaba triste.
Al no ser músico bello, ni fuerte, ni experto, me sentí desalentado.
Aunque hice una oración a Dios, pidiendo la fortaleza para mí no presentarme en este momento con las manos vacías delante de ti, oh rey, a quien yo quiero mucho, debo decir que no tengo nada que pueda complacer a su Majestad.

El noble rey, que había observado personalmente todo el esfuerzo de ese chico en la excavación del canal, dijo:
– Nunca Nuestro buen Dios no responde a una oración sincera, un corazón lleno de amor.
Acérquese al trono y dejame ver sus manos de cerca.
Luego, sosteniendo las manos del muchacho explicó:
– El Señor escuchó su oración.


¿Tiene aquí en sus manos callosas, las heridas y las marcas del servicio anónimo, sin esperar nada a cambio y fiel, motivado por un corazón lleno de amor y lleno del más puro deseo de servir.


El vestido tan bonito que he recibido en realidad me recuerdan la futilidad de la vanidad de los que utilizan.
La espada trae a la mente la violencia y la prepotencia de los que confían en su propia fuerza.
La música de violín trae tan apreciado sonido, por los momentos de celebración, pero nada más que eso, y terminó su sonido, sólo hay silencio.
Sus manos, sin embargo, me recuerdan el trabajo, el esfuerzo y el amor al prójimo.

Los frutos que vienen de ella, permanecerá para siempre.
Los veo el más hermoso de todos los regalos.
Sed, pues, en mi elección! Te nombro ministro y ahora mi asesor, dijo el monarca, delante de todos.

¿Quién quiere agradar al Señor debe considerar cuidadosamente esta historia.


No hay nada más grande que un corazón puro y humilde ante Dios.


Cuando el Señor Jesús fue a la casa de un fariseo llamado Simón (Lucas 7:36-50), que había preparado una gran cena.
Cuando estaba en la mesa, una mujer no paraba de besar sus pies.
El anfitrión reprendió a la mujer, porque era una pecadora.
El Señor Jesús, conociendo sus pensamientos, dijo:
“…Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. No me diste beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies. Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama.”, Lucas 7.44-47.

Ya ves, querido lector, que el banquete no siempre vale mas que beso.


La mujer fue bendecida, perdonada, recibió paz e incluso hoy, en su acto de fe tiene mucho que enseñarnos.

Realiza Una Donación, Ayuda A Nuesta Comunidad

¿Qué daré al Señor por todos sus beneficios para conmigo?

SALMOS 116:12

¿Quieres ser parte de nuestra familia?