El Rey Fuego

Pastor Daniel Santos
Pastor Daniel Santos
Pastor fundador y presidente de New Family Iglesia desde noviembre de 2019.

Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

Lucas 11:9-10

Una leyenda africana dice de Phuza Kakhulu, el gran rey Fuego, poderoso en el norte del río Congo.

Un día, cuando viajaba por la selva, se perdió de los demás, después de caminar durante varias horas, encontró una humilde choza al borde de un río.
En el camino, había perdido todo su traje de noble, y tenia sólo la apariencia de un hombre cansado.

Mientras se acercaba, fue recibido amablemente por un anciano que durante años intentó la suerte buscando oro en las aguas del riachuelo, que le ofreció el descanso y una bebida deliciosa, con un contenido de alcohol muy alto, fermentado por las frutas silvestres.

El rey, poniendo a prueba la respuesta de su anfitrión, después de beber la primera copa, dijo:
– Buen hombre, yo soy el primer oficial de la guardia de la gran Phuza rey y soberano de todas las tribus.
Cuando entramos en la selva, viajé por delante para anticipar cualquier peligro.
Me encontré perdido y acabó por encontrar su cabaña.


El viejo, sintiéndose honrado, dijo:
– Estoy feliz porque pensé que estaba olvidado por Dios y los hombres, y ahora el destino ha traído a mi dirección tan distinguido oficial.
El soberano, satisfecho, tomó otro trago y continuó:
– Conociendo mejor tu corazón, me siento seguro para revelar que no soy más que un oficial de la guardia, pero el general al mando de todo el ejército del imperio del gran rey de todas las tribus.

El anciano admiradíssimo, contestó:

– Veo que el honor que me ha dado Dios es el más grande que he tenido, porque nunca pensé que podría ser de alguna utilidad a un servidor noble del gran rey.
El rey tomó otra copa llena, y ahora con los ojos rojos y sin poder contener la risa, dijo,:
– Si usted se siente feliz de recibir un general, sepa que yo realmente soy el primer ministro del reino y las tierras conquistadas, a cargo de todas las riquezas de nuestro vasto país.
Tengo bajo mi control personal las finanzas del rey, que no hace nada sin consultarme primero.

Los ojos del pobre viejo se abrieron como platos y exclamó:
– No me siento digno de servir su Excelencia con la bebida simple, en una choza simple.
Si le digo a alguien que ha estado conmigo en mi propia morada, la mano derecha del gran rey de todas las tribus, recibiría favores y ahora tengo una historia que sin duda será de interés para decirles a todos que va a escuchar.

“Su Majestad” no pudo contener una carcajada estruendosa.
Después de tomar otra taza llena de esa bebida fuerte, ahora con los ojos rojos y la cabeza a bailar, hinchó el pecho y reveló:
– Buen hombre y hospitalario, yo no soy un solo oficial, ministro general o principal.
– Dijo con voz ronca por el alcohol.

– Pero el rey Phuza Kakhulo, la majestad de todas las tribus, el grande y terrible rey Fuego!


El hombre tomó la botella, le arrebató la copa de la mano y dijo:
– ¡Alto ahí, pobre hombre!

Ya no se puede beber, porque la próxima copa, me va a decir que tú eres el propio Dios!


Ahora sé quién eres en realidad: que es un débil, incapaz de controlarse a sí mismo, dejase llevar por la fuerza de la bebida.
Ya no me gusta tu compañía!


Luego, sintiéndose ofendido por la broma, que suponía habría hecho él borracho, sacó al rey a una pequeña canoa en el río, puso el rey en ella, y dejo que las aguas llevase río abajo.

Eso acontece con aquellos que se dejan llevar por la bebida.
No es trabajador, abogado, estudiante, médico, ministro o presidente, es un esclavo pobre desgraciado a la adicción a la bebida, siendo llevados por las aguas de la vida.

La Biblia enseña:
¿Para quién será el ay? ¿Para quién el dolor? ¿Para quién las rencillas?¿Para quién las quejas? ¿Para quién las heridas en balde?¿Para quién lo amoratado de los ojos? Para los que se detienen mucho en el vino, Para los que van buscando la mistura. No mires al vino cuando rojea, Cuando resplandece su color en la copa. Se entra suavemente; Mas al fin como serpiente morderá, Y como áspid dará dolor. Tus ojos mirarán cosas extrañas, Y tu corazón hablará perversidades. Serás como el que yace en medio del mar, O como el que está en la punta de un mastelero. Y dirás: Me hirieron, mas no me dolió; Me azotaron, mas no lo sentí; Cuando despertare, aún lo volveré a buscar.” Proverbios 23:29-35

Realiza Una Donación, Ayuda A Nuesta Comunidad

¿Qué daré al Señor por todos sus beneficios para conmigo?

SALMOS 116:12

¿Quieres ser parte de nuestra familia?