EL SECRETO DEL HOMBRE DE DIOS

Pastor Daniel Santos
Pastor Daniel Santos
Pastor fundador y presidente de New Family Iglesia desde noviembre de 2019.

Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

Lucas 11:9-10

Caio era un joven de la provincia y soñaba en ser pastor en la obra de Dios.
Llenaba su alma las palabras de Jesús, que nos envió a predicar por todo el mundo.

Cada vez que la leía, su corazón ardía y se imaginaba rompiendo fronteras para llevar la palabra de Dios.

Siendo todavía un joven y viviendo en un mundo con tantas seducciones, vivía atormentado por los malos pensamientos, y a veces decepcionado por ser arrastrado por la fuerza de los instintos de la carne.

Hablaba lo que no debería hablar; sentía lo que no debería sentir, pensaba lo que debía pensar y a veces, cuando se daba cuenta ya era tarde.
Acosado por el remordimiento, veía su sueño cada vez más lejano.

“Cómo dominar la carne y ganar a si mismo? ¿Es eso posible? “, Pensaba Caio.

Fue en ese momento que decidió pasar las vacaciones en la casa de su tío, un verdadero hombre de Dios, predicador del Evangelio en la ciudad de São Paulo.


En el camino, el joven llevaba el asunto que afligía su alma: “¿Cómo dominar a sí mismo?” No podía esperar el momento para preguntar eso a su tío.
Tan pronto llegó a su destino, después de los saludos, Pidió al tío atención al tema que el traía.
– Mi tío – dijo – vengo desde lejos a buscar el secreto que tienes, en vivir la la vida sin dejarse llevar por la carne, ya que tantos años está en el camino, firme con Jesús.

El tío entendió y se comprometió a ayudar, pero ya era hora del servicio de la noche y ya no podía esperar.
Invito a Caio para que fueran juntos.
Después del servicio, sin descanso, el pastor atendió al pueblo, escuchando con atención y dando consejos, siempre basado en la Palabra de Dios.

Cuando ya era bastante tarde, después de que todos se habían ido, los dos se dirigieron a la estación de radio donde el pastor hizo su programa nocturno.
Mucho más tarde, cansado, se fue a la cama.

A la mañana siguiente, cuando Caio se despertó, su tío, el pastor ya está listo para ir a la iglesia.
Desayunaron, sin demora, y se fueran juntos.
El día en la iglesia desde la mañana hasta la noche, estaba continuamente ocupado.


El pastor, momentos estaba en los servicios, a veces aconsejando a la gente, atendiendo a alguien por teléfono, momentos orientando los obreros; planeando el evangelismo, planeando los eventos de los grupos, visita al hospital; escribiendo los testimonios para el periódico y luego ya era hora del programa de la radio.

Por la noche, Caio, exhausto, dormía profundamente.
Los días pasaron muy rápido y el joven estaba cada vez más involucrado.

El ritmo de su tío contagiaba y sus actitudes y conversaciones eran siempre llenas de fe y aliento.

Al mediodía, se sentaba a la mesa para una comida sencilla pero abundante.
Entonces el pastor descansaba durante una hora para rehacer sus fuerzas, se levantaba para la jornada de la tarde.
Siete días a la semana, cuatro semanas al mes.
No se quejaba, estaba muy feliz por eso.
Su esposa lo seguía en el mismo paso, los dos juntos se completaban.
Parecía que tenían una conversación de más de mil palabras sólo mediante el intercambio de miradas o una pequeña sonrisa.

El ambiente era siempre agradable, aunque muy ocupado.
Los días pasaron muy rápidos y las vacaciones de Caio terminaran sin que el si diera cuenta.

Cuando se despedía de su tío, el tío le preguntó si todavía quería saber el secreto del ministerio.


Con sorpresa, Caio se dio cuenta de que había olvidado la pregunta, en cuanto a malos pensamientos, los sentimientos y debilidades y así encontró la respuesta:

Una buena esposa y la vida completamente en el altar era el secreto simples, pero infalible del hombre de Dios.

Realiza Una Donación, Ayuda A Nuesta Comunidad

¿Qué daré al Señor por todos sus beneficios para conmigo?

SALMOS 116:12

¿Quieres ser parte de nuestra familia?