La ley de Dios que Jesús rompió

Pastor Daniel Santos
Pastor Daniel Santos
Pastor fundador y presidente de New Family Iglesia desde noviembre de 2019.

Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

Lucas 11:9-10

Se dice que pasó hace muchos años un hecho muy interesante en el reino de Vertalona, al Norte del Mar Adriático.

Este reino era gobernado por un rey muy católico, que obedecía en todo la orientación del clero romano.
En este escenario, cualquier persona que se rebelaba contra las imposiciones de la religión católica era excomulgado sumariamente, juzgado y condenado a muerte, como un practicante de la brujería y la hechicería.

Lectura de la Biblia sólo se permitía a las autoridades católicas y se leia en latín a las personas en la hora de la misa.
Es claro que la gente humilde sólo escuchaba la lectura del texto, pero no entendía nada y no se atrevían a preguntar.

La palabra del sacerdote era indiscutible, y sólo él conocía palabra de Dios y su voluntad.
Ni siquiera el rey se atrevía a enfrentarse contra el poder del clero, por temor a que Dios lo castigaría.

Sin embargo, hubo un hombre que no tenía miedo de los sacerdotes.
Era el posadero, que suministraba vino al monasterio.
Muchas veces había sido testigo de la cofradía religiosa y la forma en que se comportaban lejos del altar y del pueblo, y como si emborrachaban.
Acostumbrado a llevar y traer los barriles de vino, que se suponía iban a ser utilizados en las ceremonias religiosas, sabía quien eran los sacerdotes y la forma en que actuaban secretamente.

En uno de estos viajes al convento, el dueño tomó posesión de una Biblia, que leía todos los días con un interés extraordinario.
Conociendo la verdad, se quedo indignado con la religión oficial.
No tardo a enseñar a otros las maravillosas promesas que Dios anuncia a través de su Palabra.

Tocado por lo que había leído, salió de la taberna y empezó a dedicarse más al estudio y la enseñanza de la Santa Biblia.
Otras personas, que escucharon sus enseñanzas, también llegaran a compartir esa experiencia con él y un avivamiento comenzó a tomar lugar en el reino.

En un instante había más personas que se reunían en la casa de taberna antigua, que en los pies de los sacerdotes en el momento de la misa.
Esto era humillante, ofensivo, pensaban los sacerdotes.

Llevaron el asunto al rey, que se comprometió a tomar medidas severas, y rápidamente decretó que el pobre hombre fuera llevado a la cárcel para ser juzgado por su “crimen”.
Los que acudían a él se entristecieron profundamente y buscaran al rey, y no tuvieran éxito.
El juicio estaba previsto y el comentario general era que iba a ser condenado a muerte.
El día del juicio final había llegado.
Los sacerdotes, con sus trajes negros, sentado frente al trono del rey, ocupaban la plataforma construida en la plaza central, donde llevaran al hombre, con el fin de ser juzgado.

Así que lo trajeron, el rey determinó que los cargos fueran leídos.
Los sacerdotes lo acusaban de enseñar la Biblia, y quebrantar la ley sagrada de Dios y del Papa, haciendo algo que nadie antes se había atrevido a hacer, con el agravante de haber cometido un pecado en la presencia de muchos testigos.

Antes de dictar su sentencia, el rey le dio al hombre la oportunidad de defenderse.
– Su Majestad – empezó el predicador – juzgue mi causa de la mejor manera que estime conveniente.
Hoy se me acusa de violar la ley de Dios y por lo tanto, estoy a punto de morir.

Me gustaría utilizar en mi defensa el hecho de que nuestro Señor Jesucristo, en su tiempo también se rompió la ley de Dios, que nadie antes que él se había atrevido a hacer, y lo hizo en presencia de muchos testigos, y aún así fue perdonado por el Padre.

– ¿Cual la ley de Dios, que Jesús quebrantó en su época?
-Preguntó el rey, con gran curiosidad.
– Pregunte al clero. Vuestra Majestad, sabe que hoy estoy siendo acusado de enseñar algo que, yo no lo sé.
Ahora sin duda, algunos de ellos pueden confirmar mis palabras, y satisfacer la curiosidad del rey.
Si ustedes no saben, estaré encantado de probar mi defensa y revelar esta verdad al rey, a cambio de mi libertad – dijo el acusado.

Preguntando al clero, ellos negaban tal hipótesis.
Aunque los sacerdotes no conocían la Biblia como se debería, creyeron que sería imposible el acusado probar su defensa, y por lo tanto, acordó por unanimidad para asegurar la libertad si podía probar su defensa.

– Ahora bien, la Palabra de Dios dice:
– Empezó el acusado
– Que, habiendo despedido a sus discípulos en una barca, Jesús se quedó en la tierra, orando en el monte.
Por la tercera hora de la noche, se acercó caminando sobre el mar, para estar con sus discípulos, en el barco.
Les pido a los sacerdotes para confirmar que mis palabras están escritas en el texto de la Palabra de Dios.

– Sí, deberás están! – Confirmo el clero.
– Pero, ¿qué tiene esto que ver con la defensa que quiere probar?
– Preguntaran.
– Como usted puede ver, el clero, el fiscal confirma mis palabras y me garantiza la libertad.
Al caminar sobre el agua, el Señor Jesús rompió la ley de Dios llamada la ley de la gravedad, que rige a todos los hombres y las estrellas.
Él hizo lo que nadie había hecho antes y en presencia de muchos testigos.

El rey y el clero se vieron atrapados en la inteligencia de aquel predicador.

Como se prometió, ante todo el pueblo, tenían que liberar al hombre.

La historia es curiosa y la persecución sigue siendo la misma.
Para escapar de ella, realmente se necesita la simplicidad de la paloma y la prudencia de la serpiente.

Realiza Una Donación, Ayuda A Nuesta Comunidad

¿Qué daré al Señor por todos sus beneficios para conmigo?

SALMOS 116:12

¿Quieres ser parte de nuestra familia?