¡Nunca juzgues a nadie!

Pastor Daniel Santos
Pastor Daniel Santos
Pastor fundador y presidente de New Family Iglesia desde noviembre de 2019.

Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

Lucas 11:9-10

Un médico entró en el hospital a toda prisa después de haber sido llamado … Es una cirugía urgente. Él contestó la llamada, y lo más pronto posible, se cambió la ropa y se dirigió directamente a la sala de operaciones.

Én el camino, encontró el padre del niño, que caminaba de un lado para el otro en la sala de espera.
 Después de verlo, el padre gritó: ¿Por qué tardaste tanto tiempo para venir?
¿No sabes que la vida de mi hijo está en peligro? ¿No tienes sentido de la responsabilidad?
El médico sonrió y dijo:
“Lo siento, no estaba en el hospital y me vine tan rápido como pude, después de recibir la llamada
 Y ahora, me gustaría que se calme para que yo pueda hacer mi trabajo”

¿Cálmarse?

¿Si fuera tu hijo, que estubiera en esta sala en este momento, se calmaría?
Si su hijo muriese en este momento, ¿qué harías? Dijo el padre enojado.

El médico volvió a sonreír y dijo:
“Voy a decir lo que dijo Job en la Biblia”
Del polvo venimos y al polvo volveremos, bendito sea el nombre de Dios.
“Los médicos no pueden prolongar la vida.” Ve y haga una oración por su hijo, vamos a hacer todo lo posible, por la gracia de Dios.

“Dar consejos es fácil”, murmuró el padre.

La cirugía se llevó varias horas y luego el médico salió feliz.
“Gracias a Dios que su hijo está a salvo!”

Y sin esperar la respuesta del padre, el doctor echó a correr.  Si usted tiene alguna duda, consulte a la enfermera!
Dijo el médico.
¿Por qué es tan arrogante?
No podía esperar unos minutos para que yo pudiera preguntar sobre el estado de mi hijo.
Dijo el padre del niño a las enfermeras, después de que el médico se había ido.
Una enfermera respondió, con lágrimas en su rostro.
“Su hijo murió ayer en un accidente de coche, el estaba en el funeral, cuando el hospital lo llamó a la cirugía de su hijo y ahora que él salvó la vida de su hijo, se fue apresurarse a terminar el entierro de su hijo. “

Nunca juzgue a nadie.
Porque nunca se sabe cómo es su vida, y lo que está sucediendo,
ó lo que está pasando.

No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio. 
Juan 7:24

Realiza Una Donación, Ayuda A Nuesta Comunidad

¿Qué daré al Señor por todos sus beneficios para conmigo?

SALMOS 116:12

¿Quieres ser parte de nuestra familia?